Esto aprendí al escribir mi primera novela

Hoy no hay cuento. Hace varios meses que dejé de publicar con constancia en este blog pero no he dejado de escribir. Estuve inmerso en la creación de mi primer libro, que es una novela corta que se desarrolla en Medellín. Más que hablar de la novela, quiero contar cómo es el proceso de escribir una, por si alguien ha tenido dudas en hacerlo (o lo está haciendo) y además quiero narrar un poco de mi experiencia.

El tema te tiene que gustar de verdad y por esto me refiero a que si hoy aprendiste lo que es el cero absoluto y te llama mucho la atención el asunto, no por eso es un tema que se puede sostener en el tiempo (aunque según la definición de cero absoluto sí lo es). Escribir una novela puede durar meses o años. Nuestros gustos cambian muy seguido y por lo tanto hay que estar seguros. Todo el mundo tiene un tema así, algo que haya sido constante durante toda su vida (la soledad, el fútbol, los padres, el miedo a la muerte, los aliens). Si no es el caso (digamos que queremos escribir sobre la alquimia) entonces debemos estar seguros de que deseamos aprender de él e investigar como si fuera una tesis: qué se ha dicho sobre el hecho, qué puede ser novedoso y para esto se necesita fuerza de voluntad, no hay más. Mi novela, por ejemplo, es sobre cuestionarse la existencia de Dios ante las injusticias que hay en el mundo, un pensamiento que llevo desde niño.

Nadie espera que tu novela sea perfecta, en especial si es tu primera novela. Como cuando te pasan una guitarra y no sabés tocar, la gente no espera que des el mejor concierto que hayan escuchado en su vida. Esto hay que tenerlo en cuenta al momento de editarla, porque nos podemos quedar toda la vida intentando mejorarla y nunca vería la luz.

Ayuda tener a alguien más en el proceso. Sea un amigo, la pareja, el vigilante de la unidad, Obama. Quien podamos tener que nos de una mano para que escuche nuestras ideas, el rumbo que va tomando el libro, la viabilidad de ciertos personajes o de situaciones específicas. Es duro dejarse editar por alguien más, pero es necesario. Además, a mí me pasó que llegué a un punto donde choqué con un muro y no quería continuar. Pensaba dejar la novela a la mitad y olvidarme de que alguien querría leer eso. Esa otra persona, que en este caso fue mi pareja, me ayudó a retomarlo y a seguir con más ganas de las que empecé. Yo, dentro de mis posibilidades, me ofrezco para ayudar a quien lo necesite.

Hay que escuchar a tus personajes. Aunque vos sos el que narra la historia, hay que recordar que sos eso: un narrador (o una narradora). Los personajes tienen sus propias vidas y pensamientos. Cuando se ha construído un personaje por largo tiempo, como pasa en una novela, alguien que no sea el escritor también puede saber qué haría ese personaje o qué no haría. Me ocurrió que tuve que cambiar el final de la historia como lo tenía planteado en un principio porque uno de los personajes había cambiado mucho y no era coherente que realizara las acciones que tenía pensadas. Esto también facilita la escritura. De las cosas buenas que tiene escribir un libro son esos momentos donde uno de los personajes se posesiona de vos y te hace escribir lo que él quiere y como él lo ve. Cuando pasa esto, me gusta dejarlo fluir. Para construirlos, no está mal hacer entrevistas. Yo entrevisté a un cura real por varios días para conocer el mundo de uno de mis personajes que es un cura y que apenas dice unas cuantas líneas (el símbolo de este artículo lo vi en esa iglesia y es una de las ilustraciones dentro del libro).

Se puede aprovechar el contexto actual. Aclaro que muchas veces lo pasamos por alto. La mayoría de las novelas que leemos son viejas, con décadas o siglos de ser escritas. No hay Facebook, Whatsapp, deep web, Instagram, blogs, nanotecnología, tecnología usable, internet de las cosas, domótica, drones, ni Redtube. Sin embargo, estos elementos pueden ser cotidianos de nuestra vida y los entendemos tan bien como para incluirlos con fluidez en la historia, en especial cuando nuestro público vive en nuestra época (que es lo ideal). Esto aplica tanto para novela como para cuento, pero en un cuento, al ser más corto, se debe aprovechar mejor cada palabra.

Hay que ser honesto. Tal vez la parte más difícil. Esto aplica para saber qué hay que quitar porque no queda bien en la historia. Si tenés dudas ahora sobre un fragmento, las vas a tener diez años después, escuché en el Máster. Si no nos convence una frase, aunque el párrafo está bien, la tenemos que erradicar y transformarla. La honestidad también sirve para la escritura. No vale contar la historia de ‘otros’ a los que le pasan cosas de ‘otros’. Eso se nota. Podemos incluir sucesos que nunca nos hayan pasado pero hay que narrarlos con sinceridad, sin esconder algunas palabras que puedan sonar duras o inapropiadas. Dejando el alma abierta cuando hay que dejarla. Coetzee, Camus o García Márquez crean personajes a quienes no les importa quedar bien ante nadie. Son como son. Si son depravados, perdedores o machistas, que lo sean con el corazón de un depravado, un perdedor o un machista. Si es una historia de una madre que se enamore de su hijo, entonces ella piensa en su pene o en la penetración. Estas cosas a veces las evitamos porque a nosotros, de entrada, nos parecen chocantes y tal vez la gente no quiera leer sobre eso. Pero la historia es la historia y solo somos narradores.

Gracias por leer y espero que esto ayude. Escribir una novela es un viaje que me cambió la vida (cuando todavía no la había terminado) y me permitió conocer mucho sobre mí. Quiero compartir el enlace de mi primera novela para quien le quiera echar un vistazo y si le interesa la pueda reservar:

Todas las cosas buenas se llaman Dios

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s