Los regalos te los trae papá…no él

img_016110 de diciembre

Entre los callejones se condensan las corrientes heladas de otoño en el barrio Gótico de Barcelona. Caminamos en busca de un buzo apropiado para aguantar el frío de Holanda porque Ana dice que no estoy preparado. Entonces pasa una señora arreando a su hijo entre el bulto de gente, ella adelante y él atrás.

¿Quién crees que es Papá Noel, un tipo de barba con pantalones rojos o yo? —le dice la madre poniéndole fuerza a cada palabra. Él —le responde el niño.

Me recordó un episodio en el tren de cercanías hace un mes más o menos. Dos niños iban discutiendo sobre videojuegos y cómo uno de ellos se suicidaría si se dañara su Playstation 4.

Igual te lo puede traer Papá Noel —dijo uno de los dos.

Se llama Papá Noel porque los regalos te los trae tu papá, no él —respondió el otro con una sonrisa y las cejas encorvadas.

 

17 de diciembre

El invierno en Eindhoven baila día y noche entre los seis y los cero grados. Los únicos que parecen animados con la época son los cuervos. La cantidad alarmante de cuervos que van de aquí para allá, graznando sin tomar aire de un árbol deshojado a otro, como si conversaran o se insultaran con un ‘Vaya día que está haciendo, ¿no?’ o un ‘Ya se está llenando de turistas otra vez’ o un ‘No, no se está llenando de turistas, por favor ahorrate tus comentarios’ o un ‘Ya me estoy cansando de tu mierda Larry’ ‘No me llamo Larry, soy cuerva’ ‘Como sea que se llamen ahora’ ‘¿Estás asumiendo mi género?’.

 

21 de diciembre

Desde la ventana del tren camino a Ámsterdam las llanuras holandesas parecen la misma pintura puesta una y otra vez. Un pasto verdísimo apenas opacado en color por el invierno, perfectamente cortado o perfectamente natural. Uno que otro molino de viento, patos nadando en los lagos helados, tan felices que me parece verlos sonreír. Pienso en cómo sería ir en tren camino a Medellín. Allá la naturaleza es más salvaje. El pasto no está cortado al ras, las ramas salen donde les da la gana, las vacas hacen lo que quieren, nunca sonríen. En lugar de las casas en el campo de Holanda que parecen un club campestre gigante, allá hay chocitas, con perros recostado al borde de la carretera. Por la ventana del tren todo eso me parece exótico.

Al recorrer el Barrio Rojo de Ámsterdam algunas vitrinas están abriendo sus cortinas. Julián me explica que cuando la luz es roja es porque es mujer y cuando es azul es ‘chico’. Allí se protegen del frío, me dijo alguien antes de venir. Te coquetean dándole unos golpecitos con las uñas al vidrio, un guiño fugaz, una palabra (¿inglés?) moviendo los labios pero sin voz. Ellas están ahí, semidesnudas, abiertas al público que no les quita los ojos de encima ¿Por qué soy yo el que se siente intimidado? Digo ‘yo’ porque los clientes se ven llegar y salir, y cuando uno acaba de irse ya la chica o chico empieza a arreglarse otra vez. Vuelvo a pensar en Colombia. En Medellín pero también en Bogotá, donde no hay vidrios que las protejan del frío, donde son ellas en la calle las que buscan convencer a los clientes. Es curioso cómo nuestra mente va enmarañando un pensamiento tras otro hasta dejarnos en un punto lejano. Se me viene a la cabeza la gente que levanta las cejitas, igual que el niño que sabe quién es Papá Noel y dice con orgullo ‘es que es la profesión más vieja del mundo’ y pienso en los pescadores, que en realidad son la profesión más vieja del mundo y luego pienso en que pescar se parece mucho a jugar ajedrez porque ambas profesiones dejan un espacio para el silencio o para conversar, solo para conversar, como dos cuervos graznando de una rama a otra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s