La última cuerda

Marcel Van Den Berg
Marcel Van Den Berg

-Z,H.

Bésame ardiente paloma abogada.

La primera en irse fue la última, aquella que finaliaba el alfabeto. Sin avisar, se esfumó para siempre. No es que particularmente la extrañara pero sí existían varias palabras que ya no podría volver pronunciar y eso despertaba en mí una nueva melancolía que nunca imaginé tener.

Esta mañana tampoco tenía la muda. No puedo decirla, intenté escribir con ella pero mi mano se congeló con el lapicero entre los dedos y las órdenes del cerebro no la movieron. Cuando trato de leerla aparecen píxeles en tres dimensiones ante mis ojos, como despojos de un recuerdo en la realidad.

No lo puedo comprobar pero creo que la primera la perdí el día que nos vimos por última ocasión. La diplomacia que exige mi puesto de trabajo me obliga a tener una respuesta positiva todo el día y distraigo mi tiempo en piernas elegantes saliendo de mi oficina y maletines sin gracia en el escritorio. A la mínima distracción para pensar en vos, llega un correo con otra oportunidad de tener éxito, eso que me gusta ver como la madre de mis necesidades.

Matilda, ¿no entendés por qué te dejé? Mis preocupaciones y tu sufrimiento son dolores divididos, a mundos de distancia. Eso es algo que yo puedo ver y vos no. Todos debemos aprender a caminar solos Matilda, incluso vos. Yo estoy aquí perdiendo mis palabras y no me quejo. La grosera sos vos.

-G.

Bésame ardiente paloma.

Ya van tres. Creo que primero desaparecerán las que menos uso. Tampoco es que no pueda articular frase sin ellas pero sin la prima de la jota me despido de 800 palabras sumando las ausentes. ¿A que da miedo? Pues a mí la verdad me tiene sin cuidado. Vos debes estar peor. Yo puedo medir cuántas palabras perdí pero vos no podés calcular lo que no ves.

¿Todavía pensás que soy un maleducado? Entonces soy un maleducado. Así es, un bastardo y un maleducado y me estoy quedando mudo pero poseo éxito y voy a sobrevivir y vos no.

No podemos dormir en llanto esperando que el mar se seque y los muertos resuciten. ¿Acaso  tus años de vida no te enseñaron nada? Si llorar pudiera curar…en fin.

Matilda no voy a decir que no pienso en vos pero mi alma cambió desde que nos despedimos. Mi cuarto está lleno de palabras aleatorias en las paredes. Las escribí para leerlas todos los días y ver cuáles letras ya no poseo. Se pueden unir oraciones como “bésame ardiente paloma”. También escribí Matilda. “Ven en tu caballo pálido osada Matilda”.

A eso se está reduciendo mi tiempo libre. Lo desperdicio con las letras que me quedan.

-U.

Bésame ardiente paloma.

Debería permanecer calmado pero conforme pasan las mañanas entiendo menos palabras al levantarme. Las primeras serían las de menor relevancia, pensé erradamente. De las cinco vitales me acompañan dos más dos. Todavía me sale el nombre de Matilda pero la cantidad de palabras perdidas no la sé.

¿Vos cómo vas? No recibo réplica del primer correo. Mañana es el momento clave de mi carrera. Estoy opcionado para la posición de director de la empresa. Me someterán a entrevista con los pesados del terreno. Estoy nervioso Matilda. No sé ni decir mi profesión de forma concreta omitiendo esa vocal.  Ni el apellido del director pasado me sale. No sé devolver las bienvenidas sin desencajar en la conversación.

No tiene caso…podría obtener la posición pero ¿cómo voy a mantenerla?

¿Estás? ¿Ves esto?

Te extraño Matilda…ven en caballo pálido.

-A.

Los perdí. El nombre de los dos. ¿Podés leer esto? Perdón por todo M, me demoré en decirlo.

Soñé con ese tipo y te vi triste. Te pedí perdón por ser débil y correr. Me conoces y lo entiendes. Soy terco. Me conoces de siempre. Ven en delfín si lo prefieres pero ven. Me siento lejos de todo. Pierdo sonidos con el sol. Perdón por ofenderte, M. Deseo tenerte viéndome y reír en tonos monolíticos, como mi violín de niño. M, deseo decirte mis reflexiones en escritos cortos. Te espero libre. I miss my mom.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s