El hombre que nunca dejó de mentir

En la incomodidad de su casa, Odión no encontraba un lugar en el planeta que aceptara su verdadero yo. El ayer de atardeceres llenos de hojas en el parque, con su novia, parecía un cuento de final feliz que le narraron de pequeño. Odión no era nada más que un mentiroso. En este contexto, ‘nada más’ significa que no podía responder de otra forma que no fuera mintiendo.

Si la mente de Odión fuese un instrumento musical de cuerdas, lo más acertado sería decir que está desafinado, porque una cuerda creció más que las demás y ahora está ladrando. Si por alguna razón, Odión fuera un reloj, sería tal el daño, que las manecillas se moverían en sentido contrario y nunca se alcanzarían. La situación con el hombre más mentiroso del mundo era tan deplorable que si un alma inocente le hubiese dicho “Hola Odión, ¿cómo estás?”, su respuesta sería un rotundo “Muy bien”.

Aquellos que piensan que decir la verdad en cada momento, y a todas las personas, convertiría la vida en un infortunio, no conocen la historia de Odión, el mentiroso perpetuo, que trabajaba en un puesto de peajes y siempre tenía que responder “a la orden” cuando le daban las gracias.

Una vez me contó cómo empezó todo. Me dijo que contra los rayos de sol de la ventana, a eso de las cinco de la tarde, lo llamaron al teléfono. Al otro lado de la línea, hablaba un hombre haciéndose pasar por él, imitando su tono de voz, y preguntándole al mismísimo Odión para qué había llamado. Desde ese momento, ya no supo cuándo hablaba él y cuándo hablaba el hombre de la llamada.

Una vez le contó a su exnovia cómo empezó todo. Le dijo que había encontrado un libro sobre la escritura de los dioses en una caja dentro de la caseta de peajes. Odión leyó una página donde decía que repetir mucho una misma palabra, es la forma de llamar a los demonios y fue una noche de invierno cuando luego de decir uno de los tantos ‘a la orden’ del día, que su conciencia se quebró.

Una vez le contó a su jefe cómo empezó todo. Lo que sucedió fue que un día, tras escuchar una canción en un sueño, el significado de la vida se le pasó por la cabeza. Ahora entiende perfectamente el mundo pero la realidad le parece aburrida y lenta. Para no volverse loco, miente. En otras palabras, Odión es un genio que no quiere revelar la verdad de la humanidad y se niega a decir cuál es la canción que lo sabe todo, contestando con mentiras.

“¿Y nadie ha considerado que dice la verdad y es el resto del mundo el que se niega a creerla?” -dijo una estudiante que estaba haciendo su tesis sobre el Síndrome de Odión. El nombre que le puso a su investigación fue ‘El hombre lleno de magia’ porque consideraba que el mentiroso perpetuo era una máquina creadora de historias.

En la incomodidad de su casa, el hombre que nunca dejó de mentir abrió el cuadernillo sobre el Síndrome Odión y leyó las primeras líneas que decían: “Aquellos desventurados que puedan contraer este síndrome están condenados a él. El Síndrome de Odión es terminal porque la línea entre la verdad y la mentira ha sido borrada por el poder de la palabra y la asignación de una condición irrefutable. Aquél que sufra el Síndrome de Odión, puede decir que está curado pero nunca le van a creer, de la misma forma que la humanidad nunca sabrá si está feliz porque preguntárselo no servirá de nada”.

¿Cuál fue la primera mentira que desató este reguero de falsedades? -le pregunté en la incomodidad de su casa. “Decir muy buenos días en este mundo de mierda” -me contestó y su enunciado me pareció sincero. Lo entendí por primera vez. El Síndrome de Odión es el fin del mundo y nosotros los verdugos. La duda es el hacha que corta la cabeza y la sangre corre por las calles. “¡Ha nacido un nuevo pecado capital y camina sobre nosotros!” -llegué a decir a mis amigos pero nadie me creyó. Una segunda voz se tornó clara en mi mente. “Es contagioso esto” -pensé, “no estoy mintiendo” -dije.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s