Jaque

Image

¿Juega al ajedrez?

Este hombre no desperdicia una palabra. Me recuerda la forma de hablar de Simón.

Sí, lo he jugado algunas veces.

Él señala una mesa que tiene tallado, en piedra, un tablero de ajedrez. Hay una caja con todas las fichas en madera. No son tan buenas como las que hay en la casa de Simón pero son bastante decentes. Él y yo  también hemos jugado esta semana. Simón me dice que quiere aprender de mí mientras me enseña. Empirismo en acción.

Suéz y yo nos sentamos y comenzamos el juego. Yo soy las negras y él las blancas. Rápidamente avanzamos los peones dos espacios al centro. Tres jugadas más y su caballo está en la mitad del tablero. Le va bien jugando esto. Aunque esa es una regla básica. A mí me enseñó el clero y la única persona con la que lo he visto perder es conmigo. Si este tipo me gana, será algo nuevo para mí.

Quería hablarle sobre Hermes.

“Eso ya lo suponía” -responde mientras se come uno de mis peones. Un movimiento premeditado porque ahora tiene dos peones en una columna, uno detrás de otro. Ha descuidado la senda del alfil y mi torre tiene el camino libre hasta su caballo. Por supuesto que no voy a perder una torre por un caballo pero un peón delante de otro es una mala jugada, a menos de ser totalmente necesario.

Usted tiene una sección para denuncias. La gente escribe sobre huecos en las calles, robos, asesinatos, fugas de gas, etc.

Ha servido bastante.

Exacto. Desde que implementaron la pena de muerte usted ha atacado con fuerza esta medida. Yo lo entiendo.

Su caballo es asesinado por mi alfil.

¿Es usted religioso, Erón?

¿Lo dice por mi estrategia de alfiles?

En ajedrez, la ficha del alfil representa a un elefante de guerra o a un obispo. Esta segunda denominación está generalizada mundialmente y se expresa en su nombre en inglés, bishop.

El profesor toma una de las piezas fallecidas y la mira cuidadosamente.

Sería imposible para mí deducir algo así a partir de eso. Le pregunto porque huele a iglesia y eso significa que es usted muy religioso o vive dentro de una.

¿A qué huele una iglesia?

A madera e incienso, claro está.

Yo duermo en una iglesia, pero no soy religioso.

Su torre se come a una de mis torres y la pierde en el proceso. Ese esfuerzo que tuvo que hacer para salir a atacar fue exagerado. No se dio cuenta de que me abrió paso sin necesidad de yo actuar. Suéz es bueno pero nuestros niveles son muy distintos. Él juega con peones y yo hace mucho deje de ser uno.

¿Puedo suponer que está a favor de la medida de la pena de muerte?

Yo asiento.

Yo puedo suponer que usted no, profesor.

Uno puede aprender mucho de las personas jugando ajedrez. Por eso lo he retado a esta partida. Por ejemplo, en estos momentos veo que a usted le gusta resaltar por algo. Su estrategia de alfiles no ha ido tan bien como esperaba pero la sigue usando. Quiere que yo recuerde de qué forma me ganó.

Un estudiante se acerca a nuestra mesa y le entrega dos hojas de papel grapadas. Pide disculpas por la interrupción y antes de irse Suéz le pide que se devuelva.

¿Hay algo mal?

Suéz lo mira fijamente mientras junta las palmas de las manos para cruzar los dedos.

¿Sabes lo que es un pulmón de acero? -dice mirándome y yo niego una vez. Felipe decidió hacer una exposición sobre los pulmones de acero la semana pasada. El estudiante tiene el cabello largo y una camisa polo. No parece muy fuerte pero podría ser bueno al ajedrez.

Un pulmón de acero es o era una herramienta utilizada para personas en un estado de salud tan crítico que han perdido toda la movilidad de sus músculos, hasta el punto de no respirar por sí mismos.

¿Una herramienta?

Es como una cámara de respiración de cuerpo completo, muy usada para atender pacientes de polio. Actualmente se ven algunas máquinas en las casas de pacientes en estado muy deteriorado.

El pulmón de acero es uno de los procedimientos que mejor imita la respiración natural del cuerpo, psicológicamente hablando.

El doble de Putin se pone de pie y empieza a estirarse.

Los pacientes sienten como si estuvieran respirando mientras el aire entra y sale de sus pulmones, las costillas se expanden y el pecho también.

¿Y por qué ya no vemos tantos como antes?

La medicina ha avanzado y las vacunas contra el polio también. Además contamos con otras formas de respiración artificial y los pulmones de acero son muy grandes y pesados para ser comercializados fácilmente.

Felipe parpadea dos veces seguidas.

Además…ver cuartos llenos de pulmones de acero es muy perturbador.

Suéz  le da dos palmadas en el hombro y el estudiante se va.

Ahora que hablamos de una iglesia lo recordé. No estoy diciendo que la iglesia sea un pulmón de acero, pero ciertamente creo que existe un pulmón de acero frente a la ética y la conciencia tranquila que muchos tenemos. Vivimos encerrados en nuestras convicciones, con el cuerpo cubierto, sin saber lo que pasa en el exterior. Todo se siente muy normal aquí dentro y parece que respiramos normalmente. Lo necesitamos para seguir con vida porque no podemos sobrevivir por nuestra cuenta.

Y desde afuera se ve perturbador.

Suéz se sienta y hace su jugada. Un golpe duro. He perdido otra de mis torres.

Jaque.

La pena de muerte es una grieta en el pulmón inquebrantable, profesor. Yo quiero terminar de abrirla. ¿No le parece lo correcto?

Usted o yo podemos pensar y hablar sobre lo que es correcto o incorrecto en esta sociedad. Pero no somos nadie para decidir cómo se debe actuar y qué hay que hacer.

Yo no. Pero usted sí.

El periódico no es mío, Erón. Es de la gente. Cuando llegue el día que no sea así, ya no será Hermes. Si lo que usted dice fuera apoyado por la gente, yo con gusto escucharía sus voces.

Hermes es el mensajero de los dioses y usted es el que le entrega los recados.

Suéz se toca la frente con el dedo del centro y el dedo anular.

Jaque, Erón.

Yo hago mi jugada pero no me ayuda mucho. Estoy a la defensiva. Muevo el rey en lugar de destruir su reina.

¿Qué tiene en mente?

Llegó el momento. La razón por la que estoy aquí y decidí citarlo. Quiero exponer a las basuras para que se quemen en el sol y este tipo puede ayudarme. De momento no creo que vaya a hacerlo pero, por ahora, Hermes es el medio de comunicación más influyente de la ciudad.

Que Hermes muestre a los criminales para que las personas sepan de quién deben tener cuidado.

Para que se les aplique la pena de muerte.

Yo asesino a su reina con mi alfil restante. Se ha descuidado y está desequilibrado.

Se lo merecen, profesor. Este mundo, como usted lo dice, se encuentra plagado de solapados.

Bien dice Shakespeare que el infierno está vacío y los demonios están aquí.

Jaque.

Mi lado del tablero es un matadero de fichas blancas. El profesor no tiene oportunidad. Lo que empezó como un juego se ha convertido en una guerra para mí.

No lo puedo permitir. No es ético de mi parte tomar esa decisión solo.

Ética y pulmones de acero siempre van de la mano.

Intenta escapar a mi alfil pero es inútil.

Jaque.

Su rey recorre los callejones vacíos con enemigos negros en cada casilla.

Jaque.

Los peones derraman sangre por una causa que está perdida desde el principio.

Jaque.

El cementerio crece mientras el poder dominante llega hasta la cima. Los caballos cagan sobre los huesos de los perdedores.

Jaque.

No juegue conmigo.

Su rey blanco está rodeado por mi oscuridad. He conseguido acabar con todas sus fichas. Solo falta el más importante. Mi alfil le pone una navaja en el cuello. El tipo se orina y se caga en su traje real.

Jaque. Está desperdiciando su capacidad de influir en la gente, profesor. Podemos cambiar este mundo si se lo propone.

Puede ganar el juego pero no voy a aceptar su petición.

Yo llevo mi dedo a la cabeza de su ficha restante. Le doy dos golpes desde arriba.

No más rojo y azul, Suéz.

Este perdedor abre los ojos que se han desconcertado. Su sentido falso de justicia me repugna. El profesor baja la mirada y piensa en lo que dije. Su pulmón de acero se ha resquebrajado y mientras el rey blanco cae, el rey negro sonríe. No será hoy… pero no se subestima al alfil porque vive en una iglesia y huele a madera e incienso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s